Inicio

Copyright © Ateneo Puertorriqueño  2014-2017.  Todos los Derechos Reservados

Aniversario 121 de la Bandera  Puertorriqueña 2016


Historia de Nuestra Bandera:


  En 1892 se fundó el “Club Borinquén” integrado por un grupo de patriotas exiliados en la Ciudad de Nueva York, afiliado al Partido Revolucionario Cubano.Se trataba de una alianza de cubanos y puertorriqueños que luchaban por la independencia de las dos Antillas mediante una estrategia conjunta. Para el verano de 1895 se constituyo un comité provisional como un paso previo a la organización de la Sección de Puerto Rico del Partido Revolucionario Cubano. El médico ponceño José Julio Henna fue designado Presidente. El sábado 21 de diciembre de 1895 apareció en el periódico martiano “Patria” el siguiente anuncio: Ä todos los puertorriqueños: Mañana domingo, a las dos y media de la tarde, se reunirán los puertorriqueños en el salón principal de la casa número 57, al oeste de la Calle 25, esquina Sexta Avenida para tratar asuntos de patriótica trascendencia.  Se invita por estas líneas a todos los puertorriqueños amantes de la independencia antillana.”


La reunión constituyente de la Sección Puerto Rico del Partido Revolucionario Cubano tuvo lugar el 22 de diciembre de 1895, en el Chimney Hall de Nueva York.  Asistieron 59 puertorriqueños.  Electa la Junta Revolucionaria, quedó integrada por J. J. Henna presidente; J.M. De Terreforte, vicepresidente, Manuel Besosa y Sotero Figueroa, vocales; Gumersindo Rivas, secretario de actas (sustituido luego por Roberto H. Todd) y Gerardo Forrest, secretario correspondencia.  Se designó a Ramón Emeterio Betances, residente en París como delegado general.  La Junta designó delegados en varios países, entre ellos a Eugenio María de Hostos, en Chile; Lorenzo Mercado, en Venezuela; José Ramón Paradís, en Haití y a Aurelio Méndez en Santo Domingo.


De las actas de la reunión surge: “Terreforte, uno de los supervivientes del Grito de Lares, presentó la nueva bandera que es de la misma forma de la cubana, con la diferencia de haber sido invertidos los colores: franjas blancas y triángulo azul en vez de rojo, con la misma estrella blanca solitaria en el centro”.  En ausencia de una explicación de los delegados puertorriqueños reunidos en asamblea del siglo pasado, los tres colores de la bandera y las tres puntas del triángulo representan, al igual que la bandera cubana, los ideales republicanos de libertad, igualdad y fraternidad proclamados en la Revolución Francesa.


Existen varias versiones sobre el autor de la bandera.  Terreforte, atribuye el origen de la bandera a Francisco González (Pachín) Marín, quien le escribió desde Jamaica sugiriendo la idea de invertir los colores de la bandera cubana.  Antonio Vélez Alvarado sostiene que un 11 de junio de 1890 o del 1891, invirtió los colores de la bandera cubana y así se le ocurrió formar la bandera puertorriqueña.  Roberto H. Todd asegura que fue Manuel Besosa, miembro de la directiva de la Sección de Puerto Rico, quien diseñó la bandera de Puerto Rico.  La bandera de Puerto Rico fue bordada por María Manuela (Mima) Besosa, según narra Roberto H. Todd, o por Micaela Dalmau, según la versión de Antonio Vélez Alvarado.  Adoptada la bandera puertorriqueña, fue utilizada por primera vez en la Intentona de Yauco el 24 de marzo de 1897 y el partido Nacionalista la acogió como su emblema en las elecciones de 1932.  Blanca Canales proclamó La República de Puerto Rico en Jayuya en 1950 utilizando esta bandera y Lolita Lebrón la desplegó durante el ataque al Congreso en 1954.  En los años 1916, 1922, 1927 y 1932, las cámaras legislativas trataron de oficializar sin éxito.  100 años después, la bandera es oficial en el corazón de todos los puertorriqueños.


Proyecto de Afirmación Puertorriqueña.  Calle Domingo Cabrera 867, San Rita, Río Piedras, Puerto Rico  00925

Derechos reservados


(Autores consultados: Prof. Miñi Seijo Bruno, Sra. Loida Figueroa, Dr. Carmelo Rosario Natal y Dr. Cayetano Coll y Toste

Acto dedicado a Sr. Heriberto Marin por su abnegado patriotismo y fidelidad a la causa de nuestra identidad.